miércoles, 22 de agosto de 2007

donde estás?


Cuando me encuentro algo depre, me gusta subirme al coche y andar sin rumbo, lo que me lleva a perderme siempre por los mismos caminos, escuchando ese tipo de música que en ocasiones nos alegra el alma y en otras pareciera que está compuesta pensando en nosotros.
Ese domingo hice lo propio después de haber pasado la tarde tirada en el sofá lamentándome de lo dura que me está resultando la vida últimamente.
Casi siempre, el final del trayecto supone un rato frente al mar, a veces acompañada por una interesante lectura, otras veces simplemente contemplando su inmensidad.
Ese día sentía una extraña serenidad, abstraída de toda realidad, cuando al poco rato suena el móvil, era “alguien”:

-hola ¿por donde andas?
-por aquí, dando una vuelta
-no te muevas, voy hasta ahí
-aquí te espero.

Al llegar, aparcó su coche frente al mío, bajó lentamente y subió a mi lado, con una expresión como de temor.
Buf, parecía que esa tranquilidad anterior estaba a punto de terminarse, pero no...:

-hola ¿qué tal?
-bien, aquí pensando un poco en la vida
-yo también estaba pensando (qué casualidad!!, pensé)
-y ¿en qué pensabas?
-en ti, en todo lo que tengo ganas de decirte
-ah si?
-pues sí, desde hace tiempo siento la necesidad de estar más cerca de ti, en cualquier otro lado me encuentro como sin rumbo, perdido y vacío...

En ese momento mi corazón dio un vuelco tan brusco que tuve que cerrar lo ojos por un momento y cuando logré reponerme ligeramente, los abrí de nuevo, pero no veía nada, tu cara estaba cada vez más cerca de la mía y no había nada alrededor. Empezaste a besarme, eran besos tiernos, que recorrían el camino desde mi boca hasta mi cuello sin más pausa que para decir te quiero, te necesito, ven conmigo, vengo a quedarme....
Un escalofrío recorrió mi cuerpo de arriba abajo
De repente me desperté y seguía allí, en el sofá, sola, como siempre.

Nuevamente, un escalofrío recorrió mi cuerpo.

2 comentarios:

dunna dijo...

Acabo de oir la canción "Contigo" de Joaquin Sabina. Y me he acordado de ti, muchacha de ojos tristes.

He vuelto abrir tu blog y veo que sigues con esa duda dentro de tu cabeza...

Yo a veces hago lo mismo coger el coche sin rumbo con una gran canción. Desde que cogí otro camino y no termino en el mismo sitio de siempre, todo me va mejor. Prueba otro camino, aunque sólo sea por curiosidad de ver que hay allí. (LLama y pregunta)

Vuelve a preguntar ¿dónde estás? hasta que encuentres respuesta, pregunta, no te canses de preguntar.

Lucha siempre por lo que quieres.

muchachadeojostristes dijo...

Gracias de nuevo dunna. Una vez escuché eso de que "la única lucha que se pierde es la que se abandona", pero estoy empezando a perder las fuerzas para seguir luchando

 
Elegant de BlogMundi