miércoles, 12 de septiembre de 2007

al final...


Ayer fue un día raro, muy raro.


Me desperté antes de que sonara el despertador, con la sensación de haber dormido lo suficiente y con un extraño buen humor que no me acompañaba desde hace mucho tiempo.

"Todo está bien" "Peores situaciones logré superar", repetía mi subconsciente sin necesidad de ningún esfuerzo para hacerlo.


Tenía fuerza para superar cualquier inconveniente por grande que fuese.

Fuerza que se fue apagando a medida que iban transcurriendo las horas, hasta llegar al final del día donde ya me derrumbé por completo y, aquí estoy, ya vuelvo a ser la misma de siempre.
Al final, todo vuelve a su cauce...

5 comentarios:

Cecilia dijo...

Hola, profundo y triste relato. Da la sensación que "volver s ser la misma" te diera calma, aún cuando ese estado sea peor que el sorprendente optimismo de la mañana. En alguna época de mi vida me sentí igual y, masoquista yo, encontré en la letra de la canción "Media Verónica", de Andres Calamaro, una aliada momentánea. Sentía que la había escrito para mi!. Si los estados de ánimo pueden moldearse...no lo sé, pero hago el intento día a día.
saludos

muchachadeojostristes dijo...

Sí es difícil, pero estoy llegando a acostumbrarme. Ya ves, lo raro de ayer fue el buen humor.
besitos

teatrera dijo...

Pues yo le vería el lado bueno. Al menos has estado unas horas espléndida.
Eso es un progreso bastante importante.
Poco a poco corazón, poco a poco.

muchachadeojostristes dijo...

Sí, le miraré el lado bueno.
Y que no tarde en volver otro, a ver si me acostumbro...
besitos

Menganita dijo...

Sí, a mí también se me va la fuerza según pasan los minutos...

 
Elegant de BlogMundi