domingo, 18 de abril de 2010

Hay palabras que, no sé por qué, a algunos les da miedo

Después de 8 meses en el paro, como sabéis, empecé de nuevo a trabajar, haciendo la sustitución de una baja por maternidad

Como todavía no tengo aprobada la oposición (espero que este año sea de verdad un año 10) he hecho sustituciones en varios centros, en concreto en 4 distintos, tres de la misma administración y el cuarto de otra administración distinta

En cada uno de ellos me he encontrado con gente de todo tipo, pero en ninguno he tenido ningún tipo de problema, es más, hice buenos amigos que, a pesar de vernos poco, conservo

En la plaza que ocupo ahora, que es en un ayuntamiento pequeño, más concretamente en mi pueblo, ya empecé teniendo problemas el 1º día. Supongo que como en muchos sitios, aquí también hay falta de personal, pero no porque el trabajo no se pueda sacar adelante, que como podréis imaginar, no conozco ninguna plaza de personal funcionario que el trabajo mate a nadie.

Al tratarse de una biblioteca municipal, el horario es de mañana y tarde, incluidos los sábados por la mañana.

Bueno, el caso es que cuando llegué, "mi mal llamada compañera" (Compañerismo: Relación existente entre compañeros; Amistad o buenas maneras entre compañeros; No discutir ni pelear con nuestros compañeros) pretendía que hiciera yo todas las tardes y todos los sábados, y su argumento es que cuando alguien llega de último a un sitio, es el que pringa con el peor horario.
Por supuesto me negué, alegando que yo estaba haciendo la sustitución de una persona con un horario determinado y que es el que yo iba a hacer y que si no me dejaban, tendría que denunciar este "acoso" al sindicato (palabra mágica)

Como dije antes, en ninguno de los centros en los que estuve anteriormente, me pasó tal cosa, y eso que yo era más novata y, por qué no decirlo, más pardilla. Y desde luego que en alguno tuvieron la ocasión de hacerlo, porque eran los propios trabajadores los que confeccionaban los horarios. Pero me encontré con gente normal...
Así que, aunque estoy contenta, porque ya necesitaba salir de casa y ponerme a trabajar, os podeis imaginar el ambiente de trabajo
Menos mal, que aunque hasta ahora los hice, yo no voy al trabajo a hacer amigos....

3 comentarios:

simplemente yo dijo...

Bueno hiciste muy bien en defender tus derechos, dí que sí. Besos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Como dices, al trabajo se va a trabajar, no a hacer amigos (aunque al final siempre haces alguno). Pero la pena es que haya gente que va al trabajo a hacer enemigos, ese es el problema... Me alegro de que haya salido más o menos airosa del enfrentamiento con semejante pieza...

teatrera dijo...

Has tenido suerte en no encontrarte esto hasta ahora, ya que lo "normal" es que los veteranos se crean los dueños del lugar y para colmo en muchas empresas se lo permiten.

 
Elegant de BlogMundi