martes, 22 de junio de 2010

ahí fuera empieza el verano

Éste fue un fin de semana de hospitales y preocupaciones, y ya no estaba acostumbrada


Cuando se rompe inesperadamente la rutina, empiezo a agobiarme y me da la impresión de que no voy a ser capaz de soportar la nueva situación y el mundo se me viene encima por unos segundos, pero, afortunadamente, el instinto de supervivencia es tan fuerte que nos acostumbramos a la nueva (o no tan nueva) situación




3 comentarios:

NV BALLESTEROS dijo...

Dicen que a todo se acostumbra uno...menos a no comer...

Besos

El Gaucho Santillán dijo...

Asì es.

Pero a tener paciencia.

Porque, generalmente, las peores tragedias que signan nuestra vidas.....nunca ocurren!

Estoy practicando para manejar el mundo.

Pero todavìa no me sale.

Un abrazo.

simplemente yo dijo...

Bueno guapa ánimo que ya verás como todo pasa.. Besos

 
Elegant de BlogMundi