jueves, 23 de abril de 2009

23 de abril - día del libro

Mi pequeña aportación:

ABRIL - mes republicano y literario



Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro”.
Federico García Lorca


14 de abril 1931
(...) Marta vive ese momento histórico allím ismo, al pie del balcón donde acaban de izar la bandera tricolor, con la franja morada sustituyendo a una de las dos rojas, y sin el escudo real. Abrazada por Germán, la emoción le impide hablar, las lágrimas empañan su vista. Es una emoción multitudinaria. los dos vibran con miles de seres, convertidos todos en un solo corazón, y eso para ella es tan nuevo, tan sin precedentes, que le parece volver a nacer en ese momento y comprende como nunca el entusiasmo de Germán por la Idea. (...)
Real Sitio - José Luis Sampedro
-------------------------------------------
Y, sobre todo, he experimentado otra cosa, un sentimiento nuevo y, al escribirlo ahora, estoy muy emocionada; de hecho, he tenido que dejar el boli un momento, para llorar. Pues esto es lo que he sentido: al escuchar a la señora Michel y al verla llorar, pero sobre todo al darme cuenta de hasta qué punto le sentaba bien contarme todo eso, a mí, he comprendido algo: he comprendido que yo sufría porque no podía ayudar a nadie a mi alrededor
La elegancia del erizo - Muriel Barbury

----------------------------------------------------
Siempre imagíné que la crónica de mi vida, si acaso alguna vez llegaba a escribirla, tendría una primera frase excelente: algo lírico, como "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas", de Nabokov; y si no me salía nada lírico, algo arrollador, como "Todas las familias felices se asemejan, pero cada familia desdichada es desdichada a su manera" de Tolstói. La gente recuerda estas palabras incluso cuando ya ha olvidado todo lo demás que hay en el libro.
Firmin - Sam Savage
-------------------------------------------------
Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.
Cien años de soledad - Gabriel García Márquez
-----------------------------------------------------
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tre partes de su hacienda.
Don Quijote de la Mancha - Miguel de Cervantes

1 comentarios:

Alatriste dijo...

La única fiesta que realmente deberíamos celebrar, la de la cultura. Espero que disfrutaras mucho del día de libro. Yo lo hice como siempre, leyendo. Un fuerte abrazo y cuídate.

 
Elegant de BlogMundi