lunes, 31 de marzo de 2008

por qué siempre viene alguien a fastidiarte y a recordarte que no estás tan bien como creías

Vaya título largo que me salió....

Lo sé, lo sé, llevo varios días sin aparecer por aquí.

Una de las razones que me llevó a iniciar este blog fue la mala y larga temporada que llevaba y tenía la necesidad de contar todos mis malos pensamientos, sentimientos, sensaciones. Eso hacía (y hace) que me sintiera mejor. Quien mejor que todos los que me leeis, para saber las entradas que os di. Pero llegué a sentirme querida y comprendida, porque aunque no nos conocemos físicamente, algunos abrimos nuestros corazones y en cualquier rincón aparece un alma amiga que nos reconforta y nos anima.
Como sabeis, durante la semana santa estuve de vacaciones


Me lo pasé como hacía mucho tiempo que no lo hacía, me sentí liberada, contenta, animada, vamos que era feliz.

A la vuelta, cuando todos me preguntaron como lo había pasado, siempre contestaba que estupendamente, que me sentía muy bien, que venía renovada y dispuesta a enfrentarme de nuevo a "mi vida". Y era verdad, pero me precipité, siempre aparece algo o alguien que hace que vuelvas a pegarte de bruces con la realidad, la triste realidad.

Llevaba más de 3 semanas sin ver a Fk, no supo que me iba de vacaciones hasta que me llamó cuando ya me había ido. Incluso ayer le conté una pequeña mentirijilla, ya que tuve el teléfono apagado toda la semana y me inventé una excusa. El subconsciente me decía que no debía verle todavía. Y no le faltaba razón.

Como lo conozco demasiado bien, ayer me decidí a encender el teléfono y esperar su llamada. Sabía que no iba a fallar, y no falló. Estuvo más tierno y cariñoso que de costumbre, y la pasión se desbordó.

Qué bien!! todo iba sobre ruedas, la buena suerte también había llegado a esta faceta de mi vida. No daba la impresión de ser un encuentro como los últimos, quería estar conmigo y no quería que me fuese. Pero, de repente, sin darme yo cuenta, como un mero trámite, volvió a lo de siempre:

"ahora vamos a estar un tiempo sin repetir esto, si quieres vamos al cine, o a donde quieras".

Y como quien no quiere la cosa, sin poder articular palabra, cambió de tema de nuevo, como si esas palabras sólo hubieran estado en su mente y yo no las hubiera oido. Me fui a mi casa, con la duda de haberlas oído y aquí me teneis de nuevo, derrotada, pero con ganas de volver a ser la misma que la semana pasada, y con la firme intención de conseguirlo.

Tengo que decir a mi favor que, a diferencia de lo que haría en cualquier otra temporada de mi vida, las razones que intento buscar, me gustan más. En cualquier otro momento pensaría que esto se acabó, que no quiere saber nada más de mí, que no lo voy a volver a ver, que no va a volver a besarme, a amarme.... Pero no, creo que es un cobarde, tiene miedo a querer y, aunque no me gusta decir las cosas en alto, porque siempre me equivoco estrepitosamente, creo que esta temporada siente algo por mí y por eso me echa de nuevo de su vida.


2 comentarios:

teatrera dijo...

Tus palabras me despiertan sentimientos contradictorios.
Por un lado me entran ganas de matar a ese personajillo que anda por tu vida haciendo daño.
Y por otro no entiendo tu actitud. Parece que te empeñas en perdonarlo una y otra vez...
Realmente sí entiendo la actitud, el amor, que es así ¿no?

muchachadeojostristes dijo...

Sé lo que quieres decir, pero no lo puedo evitar. Sí, será el amor que es así.
Espero que me comprendas
besitos

 
Elegant de BlogMundi